El Gobierno asume que la economía solo crecerá un 0,8% este año

Share Button

El Gobierno asume que la economía solo crecerá un 0,8% este año

El PIB avanzará cinco décimas menos que la previsión oficial, según Campa – La caída del consumo, público y privado, llevó al estancamiento en verano
Menos de una centésima. Eso es lo que creció el PIB en el tercer trimestre. Es la traducción estadística del estancamiento más absoluto, el que experimentó la economía española este verano. Un frenazo en seco que no derivó en marcha atrás por el notable avance de las exportaciones y del turismo, según desvelan los datos de contabilidad nacional publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística.
La brillante aportación del sector exterior sirvió apenas para contrarrestar el pertinaz retroceso de la demanda interna. Al consabido descenso en el gasto público, efecto de los planes de ajuste, se suma otra vez la caída del consumo privado. La novedad es que el Gobierno accedió a hacer un nuevo pronóstico económico para este año, aunque sea oficioso y sea a cuatro días de las elecciones generales. Como ya habían hecho hace meses organismos internacionales y expertos privados, Economía asumió que su pronóstico inicial estaba errado y lo revisa, como todo el mundo, a la baja: del 1,3% previsto para 2011 a un crecimiento «próximo» al 0,8%, precisamente la variación interanual que marca el tercer trimestre.
El gasto de los hogares es el componente esencial de la demanda interna, una partida que equivale a más de la mitad del PIB. Es también el principal indicador de lo frágil que ha sido la recuperación de la economía española hasta ahora, muy lastrada por el endeudamiento privado, el desempleo que no cesa y las vaporosas expectativas de crecimiento. Desde que España salió de la Gran Recesión, a principios de 2010, el consumo privado no ha enlazado dos trimestres al alza. Una regla no escrita que volvió a cumplirse este verano: el gasto de las familias bajó un 0,1%, justo lo mismo que había aumentado, en tasa trimestral, entre abril y junio.
Al nuevo desfallecimiento del consumo privado se une el pronunciado descenso del gasto público (-1,1% respecto al segundo trimestre), espejo estadístico de unos planes de ajuste que se anuncian más drásticos aún para 2012. Es una tendencia que arrancó a mediados del año pasado, tras las medidas anunciadas por el Gobierno central (recorte del salario de los funcionarios y la inversión pública, congelación de pensiones); y solo ha tenido una excepción en el primer trimestre de este año, justo antes de las elecciones autonómicas y municipales.

Share Button

Deja un comentario